Cerca del Monte de las Ánimas, en Soria, está la Ermita de San Saturio, anteriormente dedicada a San Miguel, hasta que en 1628 se dedicó a este Santo, siendo nombrado patrón de Soria. Se dice que sus reliquias estaban en un túnel al pie del altar, desde tiempos muy antiguos, y que había sido casi totalmente olvidado, hasta su recuperación.

El nombre de Saturio se parece a Saturno. “Tur”, podría significar “dar la vuelta” o regresar. y “no” es “no” también cuando forma parte de otras palabras. Saturno es el dios romano conocido por devorar a sus propios hijos, que es una manera de convertir el principio en el final, o de evitar lo inevitable, que los hijos sucedan a sus padres en el camino hacia adelante que es el tiempo. Saturno es equivalente al dios griego “Cronos” o “Crono“.

Como se tragaba a sus hijos tan pronto nacían, cuando iba a nacer el sexto hijo, Zeus, su esposa Rea y la diosa Gea idearon un plan. Rea le entregó una piedra envuelta en pañales y Crono se la tragó enseguida. creyendo que era su hijo.

Zeus fue escondido en el Monte Ida en Creta. Cuando se hizo mayor usó un veneno que le dio Gea para obligar a Crono a regurgitar el contenido de su estómago en sentido inverso. Primero la piedra y después a sus hermanos y hermanas. Al final de una gran guerra, Crono fue derrotado por Zeus, siendo encerrado, junto a los Titanes, en el Tártaro.

tiomeliton_web

“Tío Tragaldabas” (Valladolid). Foto: Chiquiocio

Existen cuentos tradicionales que recuerdan al mito de Crono. En Castilla es conocido el personaje del “Zamparrón“, un ogro que comía niños. En Medina del Campo (Valladolid), se le conoce con el nombre de “Zampeque” y cuenta la historia que era un monstruo cuyo hambre era tan voraz que podía tragarse rebaños de ovejas y ejércitos enteros. Habitaba en las bodegas y podía alcanzar las casas por los túneles. Un día el ogro se comió a tres niñas y a su abuela. Incluso a una pareja de guardias civiles que acudió a rescatarlas. En algunas versiones, la abuela tenía un cuchillo y abrió la barriga al monstruo. En otras. es una hormiga que se mete en su oído la que consigue derrotarlo.

El gigante que come niños es una figura habitual en las fiestas de Valladolid, donde el Zamparrón o Tío Tragaldabas, es acompañado por su versión femenina, la Tía Melitona. En Bilbao se llama “Gargantua”y en Borja (Zaragoza), se le llama “Tragachicos” a la figura de un dragón.

tragachicos-borja-inaugurac-500x374

“Tragachicos” de Borja. Foto: Aragonesa de Fiestas

Los romanos tenían una visión diferente de Saturno. Se identificaba como el dios del “tiempo humano”, es decir, los calendarios,las estaciones y las cosechas. Se celebraban las “Saturnalias“, fiestas en honor a Saturno, como dios de la agricultura y como dios del triunfo. En las primeras Saturnalias, entre el 17 y 23 de diciembre, se encendían velas y antorchas, por ser los días más oscuros del año. El día 25 se celebraba el nacimiento del “Sol Invictus”.

La representación del Niño Jesús en Navidad tiene un significado religioso, pero la imagen del niño también se identifica con el año que empieza, mientras que el año que termina se identifica tradicionalmente con un viejo.

Es frecuente, en las representaciones medievales de la Virgen, que aparezca con el niño Jesús en su regazo, mientras sostiene con la otra mano una bola, que se suele identificar con el globo terráqueo. No puede ser una representación de la Tierra en la Edad Media. Acaso sería el sol lo que corresponde a esa bola. Podríamos interpretarlo como una representación del tiempo. El niño que nace y que empieza a crecer. En la otra mano, el sol representaría al niño que se convertirá en adulto y que abandonará a su madre. También es frecuente que la Virgen sostenga una fruta, lo cual podría interpretarse como que el hijo madurará, como se sigue diciendo hoy en día. Entonces, el niño, metafóricamente hablando, pasa a ser un sol o una cabeza, que es un término muy empleado en el pasado, para referirse a ciudades, personas, montañas, reyes…

Virgendelespinos

Virgen del Espino de Soria

En algunas localidades de Castilla se celebra la festividad del Niño de la Bola, el día de Año Nuevo. Es un niño algo crecido, puesto que se representa de pie y separado de su madre, aunque la Virgen le acompaña en la procesión. Se suele representar desnudo. con paño de pureza o con vestiduras reales. El Santo Niño es una advocación que se extendió por muchos países de América. Una imagen muy conocida es el Santo Niño de Praga. Parece que llegó a esta ciudad durante la Guerra de los Treinta Años, en torno a 1620, debido a la alianza entre el emperador de Alemania, Fernando II y el rey de España, Felipe IV.

La procesión del Niño de la Bola en Cuellar (Segovia), empieza en la Iglesia de San Esteban y termina en la de San Miguel. En cuanto a su significado, se piensa que existe una relación con la judería, puesto que san Esteban está en el barrio judío de Cuellar.

1476 --- The Demidoff Altarpiece: Saint Stephen --- Image by © National Gallery Collection; By kind permission of the Trustees of the National Gallery, London/CORBIS

San Esteban de Carlo Crivelli 1476. Galería Nacional de Londres

San Esteban Protomártir es uno de los primeros mártires del Cristianismo. Era un judío de lengua griega que fue acusado de blasfemia y condenado a la lapidación por las autoridades judías. Las reliquias del Santo fueron llevadas a Jerusalén, donde se construyó una iglesia el día 26 de diciembre. Este día pasó a ser la festividad de San Esteban.

San Esteban o San Esteve se celebra en Valencia y Cataluña. Se considera una continuación del día de Navidad. Asociados a la fiesta se confeccionan los  troncos de Navidad, llamados “Tíos de Nadal”, que están llenos de dulces para los niños. Parece que en relación con el fin del año y el inicio del siguiente existía la metáfora de separar la cabeza del tronco, teniendo en cuenta que la cabeza es el sol y el tronco lo que queda, que sería el año que termina. Hoy en día es algo olvidado pero sigue estando en las leyendas de los pueblos, canciones y costumbres.

El “viejo” es un personaje asociado a la Navidad. Los holandeses llevaron a Nueva York sus costumbres y mitos, entre ellos el de Sinterklaas o San Nicolás. Este nombre se convirtió en Santa Claus. “Father Christmas” aparece en ilustraciones del siglo XIX como un viejo que lleva un tronco a su espalda.

Es posible que las iglesias dedicadas a San Esteban estén relacionadas con barrios judíos y que las localidades que llevan este nombre indiquen la presencia de conversos o judeoconversos. En la iglesia de Pedrajas de San Esteban  (Valladolid), localidad cercana a Cuellar, se venera una imagen cuya procedencia no está clara, pero en el pueblo dicen que es Nuestra Señora del Niño Perdido. Esta advocación de la Virgen es muy conocida en Valencia, donde existe un santuario en el pueblo de Caudiel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nuestra Sra. del Niño Perdido. Pedrajas de San Esteban Valladolid). Foto: Arranz Santos

En el pueblo de La Redondela (Huelva), la procesión del Encuentro en Semana Santa, representa la pérdida del Niño Jesús en el Templo. La pérdida del niño y el encuentro con la Virgen se escenifica en las calles del pueblo en un recorrido en el que los pasos emprenden una carrera, el uno en busca del otro. El encuentro del Niño de la Bola y la Virgen de la Esperanza se produce finalmente. El acto se completa con la subasta de las varas de las imágenes, así como otros objetos y enseres, entre los que son muy apreciadas las flores que llevan los pasos durante el recorrido procesional.

 

Fuente: Artículos de la Wikipedia